24 ene. 2012

24 | Torre de arena



El presente micro lo envié al concurso de la microbiblioteca del mes de diciembre. Un saludo.

Remedios Martínez López será la última inquilina de una casa con los días contados. Confinada sin televisión, entre ovillos de lana y agujas de tejer que deberían hacerle la espera más llevadera, sus días pasarán al compás de los Tientos del reloj y otras coplas grabadas en paredes desconchadas y rincones húmedos.

Una tarde de otoño recibirá la visita de un joven hosco con credenciales. Embutido en un mono azul, comprobará la eficacia de la caldera y tras hacerle firmar el comprobante se irá como vino, con el gesto torcido.  Al menos no le cobrará nada por el servicio y los consejos, ni un vaso de agua.

Esa misma noche, morirá por combustión irregular, y no dejará de preguntarse cómo volver a casa contemplando el impresionante edificio que se levanta donde estuvo su hogar.

34 comentarios:

  1. Entiendo que el juego de hablar en futuro para plantear la histoira y volver al presente para concluirla era bastante arriesgado. ¿Es un error? ya me diréis vuestra opinión. Al fin y al cabo experimentar siempre es interesante.

    ResponderEliminar
  2. A mí no me lo parece porque me lo creo, has conseguido que me crea la historia de la anciana y que esté muerta o no cuando lo cuenta, es accesorio. La verosimilitud del relato es enorme. Jugar con este tipo de artilugios-a mi juicio-enriquece los textos.

    Un saludo desde mi jardín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me lo he tragado el micro entero hasta con la caldera. Cuando lo he acabado lo he vuelto a leer y me ha gustado mucho ese juego entre futuro y presente. Qué cabrones los de la constructora, no tiene nombre. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Paloma, gracias por pasar. Al final he optado por cambiar la frase final. Creo que redondea la historia.
      Mar. Pues si, son unos cabrones, aunque me temo que el micro queda un tanto obsoleto hoy, con lo complicado que tienen las constructoras eso de seguir construyendo.

      Eliminar
  3. ¿Error?, ¿por qué error? : el micro se entiende perfectamente, está bien contado, me gustan esas coplas porque le dan un aire musical, el gesto torcido del tío del mono azul pone otro personaje en escena que me cae mal por ser tan torpe... y a la viejecita sólo le falta (es mi opinión) algún adjetivo para que sea realmente entrañable.

    Un beso, ...hoy ... de película!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, el nombre es una clave para muy, muy frikies de la copla.
      Me alegro de que te haya gustado.
      besos.

      Eliminar
  4. Yo he tenido que echar mano de los comentarios y de tu explicación. Me perdía. Una vez mascado, me gusta como sabe. De lo de experimentar con los tiempos, ni hablar de error. De eso se trata. Digo.
    Un abrazo, company I

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final deja buen sabor, aunque requiera proceso bienvenido sea. Por cierto ya probé tu gelatina!

      Eliminar
  5. Mar, qué graciosa, tú eres la respondona. Entras en todas partes respondiendo, jajaj

    ResponderEliminar
  6. Se lee muy bien y es creíble, ese gesto torcido y esas paredes desconchadas lo hacen muy visual. Me parece un micro excelente.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Elysa! Qué alegría volverte a ver activa.

      ¿Mejorando ese brazo? Poco a poco.

      Abrazos

      Eliminar
    2. Muchas gracias Elysa. Es verdad lo que dice Xesc. Ya hacía días que no se te veía.
      Es el adjetivo que más leo en vuestros comentarios sobre mis escritos: Visual. Y he de reconocer que me gusta mostrar lo que yo veo.

      Eliminar
  7. Enhorabuena por lo de los abogados.

    Bueno, al micro. Me parece bien arriesgado en este caso. Creo que el efecto que buscabas lo consigues aunque eso eres tú quien lo debe saber mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira Xesc, tras el apunte de Juan y de Manu... he decidido cambiar la frase final. Creo que ahora mejora y queda más redondo.
      Gracias por pasar naufrago.

      Eliminar
  8. En este punto estoy de acuerdo con Xesc, principalmente sos vos el que sabe si el resultado fue el esperado o no.

    A mi gustó mucho el micro y creo que como la historia en sí le gana a la forma, uno no percibe ese cambio de tiempo verbal; ahora, una vez que leí tu comentario y lo volví a leer sí me molestó el cambio de tiempo. Es decir (más allá de la experimentación que siempre es sagrada, maculadamente sagrada) no entiendo bien qué función cumple esa alteración temporal ¿por qué sucede así?,,,

    Por otro lado la historia me encantó; me atrajo lo siniestro de todo lo que sucede y la ausencia de culpables directos, eso le da un toque absurdo conmovedor... y también me parece un signo especial que hasta el personaje del "gasista" y por qué no hasta la misma caldera tengan más personalidad propia que Remedios (que incluso nombre completo tiene), eso me parece interesantísimo, como si siempre hubiera vivido cual fantasma.

    Un fuerte abrazo desde Argentinal,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, ya lo he cambiado y creo que mejora. Lo peor es que siempre hago las cosas por un motivo y esta vez no ha sido así...
      Si en los micros que escribo la historia gana sobre la forma me doy por muy satisfecho. Técnicamente me queda mucho por aprender, pero mi principal objetivo al lanzarme a escribir es contar historias "interesantes".
      Gracias por pasar.

      Eliminar
    2. Aclaración paranoica: Cuando dije que la historia le ganaba a la forma no fue de ningún modo una crítica literaria sino una simple apreciación más bien orientada a un elogio; me encanta cuando un argumento pesa más que en su forma (es como decir que una persona es más interesante al hablar que al mirar su fotografía),

      Perdón la aclaración, pero quiero dejar blanco sobre negro que yo nunca te haría una crítica literaria porque no estoy en condiciones; los microrrelatistas así como los poetas son mis hermanos mayores y así lo asumo,,,

      Un fuerte abrazo, gracias por tu generosidad.

      Eliminar
    3. Juan, como microrrelatista me considero aprendiz, este micro es un buen ejemplo. Varios amigos de la blogo me han aportado comentarios analíticos y eso es lo que me permite aprender. Creo que todos los que hemos pasado por tu blog sabemos que tus comentarios vienen de alguien que sabe lo que dice y que (aunque tu te consideres así) no es hermano menor de nadie.
      Desde aquí recomiendo a todos que paséis por el blog de este argentino paranoico y preparaos para lo que vais a experimentar. ¿Habéis montado alguna vez en la montaña rusa?
      http://lafrutillaparanoica.blogspot.com/

      Eliminar
  9. Me gusta tu texto, Fernando, aunque se me escapa lo de "combustión irregular". Sin embargo, me pasa algo distinto a los demás, me gusta hasta llegar a ese "ahora", porque ese "ahora" me saca fuera de la narración. Me encantan los experimentos, pero en mi opinión, quedaría redondo si continuaras en futuro, que ya es un tiempo verbal experimental por sí mismo, los narradores no suelen "contarnos cosas" en futuro. Me gustaría más con este final: "Morirá por combustión irregular y se preguntará cómo volverá a casa mientras observa el magnífico edificio que se levantará donde estuvo su hogar". De esta manera tampoco pierdes el efecto "espíritu" de la señora, que de hecho, volverá a su casa después de muerta. Por aportar algo. Un abrazo y adelante con los experimentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que estoy de acuerdo contigo. Y con tu permiso. lo cambiaré.

      Eliminar
  10. Me gusta mucho la historia y ese final tan...no me sale la palabra, vamos, que habiendo revisado la caldera que le pase eso a la pobre señora...
    Eso sí, tengo que confesarte que al leer el título me he reído, porque se me ha dado por recordar una vieja canción: "Torre de arena, que mi cariño supo labrar. Torre de arena donde mi vida quise encerrar. Noche sin luna, río sin agua, flor sin olor... Todo es mentira, todo es quimera, todo es delirio de mi dolor."

    Besos!
    Quejica

    ResponderEliminar
  11. Hola Quejica. Claro que te suena, es que el título está extraído de esa canción. Y el nombre de la señora... una coincidencia que seguramente le habrá dado multitud de anécdotas a lo largo de su vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Un micro que se me antoja prosa poética, su puntito romántico si que lo tiene. Felicidades escritor y dibujante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aniagua. La verdad es que yo no veo demasiada poesía en el texto, quizá si puede notarse en la imagen que dibuja, lo cual también me gusta.

      Eliminar
    2. Entre ovillos de lana, Una tarde de otoño,Tientos del reloj, Copla grabadas,.. no sé , alomejor soy yo la romántica
      Saludos!!

      Eliminar
  13. SALUDOS!
    Me gusta de tus micros la manera con que golpeas siempre en el punto final. Este micro se desgrana con musicalidad, para mi, un ejercicio magnífico, ya que como dices das pistas para frikies y eso son puntadas únicas. Enhorabuena una vez más y no dejes de experimentar!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mònica, tu sabes que, por suerte o por desgracia, soy un inconformista nato y nunca he entendido la frase "No se puede hacer". Pero eso conlleva sus riesgos intrínsecos.
      Gracias.

      Eliminar
  14. Hola Fernando, siento pasar tarde pero llevo retraso múltiple...
    Me ha gustado este micro y creo que se lee muy bien, como ya te han dicho todos. Yo me he tropezado en la última frase, no antes. Mi sugerencia sería dejarlo todo en futuro tal como está y matizar la última frase temporal para que no se advierta tanto la ruptura, p.ej. "no dejará de preguntarse cómo volver a casa al contemplar el magnífico edificio que se levanta donde estuvo su hogar". Creo que eliminar el "mientras" suaviza la pendiente. Pero bueno, también como ya te han dicho, es sólo por aportar... es un buen micro.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana me gusta tu comentario. Estoy de acuerdo y ya lo he arreglado, pero si vuelves a pasar por aquí te pediría que explicaras eso de suavizar la pendiente, a que te refieres exactamente, y porque hay que prestar atención a esos detalles.
      Cómo ves te pido una clase gratis. ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Fernando, vuelvo a asomar y veo lo de la "pendiente"... y no sé, es una forma de decir "el final", la salida final, atenuar el descenso del futuro al presente (mentalmente veo que baja y no al revés, pero eso está sólo en mi imaginario). Es sólo una expresión, siento que haya parecido algo más técnico, jaja... todo lo contrario, ¡es muy chusquero!
      Abrazos presentes y muy vivos (no como los de la pobre señora...)

      Eliminar
  15. Me acerco cuando los retoques ya están hechos y solo me queda decir que el micro es redondo. La opción de utilizar el futuro como tiempo de la narración es un gran acierto.

    Gran trabajo,a Fernando.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Pedro.
    Te agradezco que pases por aquí a comentar y me alegro de que te haya gustado.
    La verdad es que los aportes de los compañeros han sido muy acertados y creo que el micro ha ganado en la forma.
    El tiempo futuro es un tiempo que a mi particularmente me gusta mucho, suele dar un aire irreal al texto que en este caso venía que ni pintado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Me gustan las "coplas grabadas en las paredes...". Me gusta, aunque el cambio de tiempos verbales de la frase final me eche tarde del relato. Leí tu comentario y yo no sé si es un error, en literatura todo se puede hacer, pero como lector no me gusta.

    ResponderEliminar
  18. Pues mira Ximens, por una vez y sin que sirva de precedente te diré que a mi esa frase me gusta precisamente por ese baile de tiempos.
    Muchas gracias por pasar y no dejes de decir lo que pienses.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.