16 ene. 2012

22 | ÉNTOMOS

Aquí os dejo una microhistoria bastante inverosímil enviada al concurso de abogados. La verdad es que la conjunción de palabras se las traía, pero pese a todo, el micro que salió me gusta. Ya me diréis que os parece. Este micro ha sido seleccionado en el concurso de diciembre, para mi sorpresa.


­Descolgué el teléfono con incertidumbre, a sabiendas que era una conferencia internacional. Cuando Lisandra vino al bufete a explicarme su caso, quise llamar a seguridad. Se presento cómo fundadora de la Asociación Mundial Defensora de los Insectos y quería demandar a la industria fabricante de insecticidas. La creí enajenada. 
Ahora sé que su doctrina es inapelable. Escuché la voz del auricular con esperanza, sentado en el suelo de la cabina telefónica. El fallo había sido positivo, habíamos ganado. Había merecido la pena el tiempo invertido. El desahucio del bufete y mi divorcio carecían de importancia en esos momentos. Al salir, observé el pato podrido de gusanos y moscas al fondo del callejón. Sonreí. Saqué la botella de vino de lágrima que guardaba en el abrigo y le dije a Lisandra que entrara conmigo. Ella me besó apasionadamente.
Al menos hasta otoño, nuestro nuevo hogar de cartón seguirá siendo acogedor. 



Otros micros de la serie sobre abogados:

32 comentarios:

  1. No sé si es inverosímil, a mí me pareció muy buena, surrealista...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Qué imaginación!! Me temo que no encontrarías muchos abogados dispuestos a demandar a la industria de insecticidas, pero me gusta tu historia, suerte para el concurso.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, tienes razón, y después de leer esto menos... o no.

      Eliminar
  3. Qué lindo, muy imaginativo y tierno a la vez. Al final, sentí algo de tristeza.
    Qué lindo.

    ResponderEliminar
  4. Ese vino de lágrimas me parece un buen elixir para la nueva casa de cartón...Y el beso de Lisandra algo necesario, qué más da el fallo...
    Muy bueno y yo diría que podría ser real
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Cabopà que se deberían dar demasiadas circunstancias para que esto pudiera pasar, pero... la realidad supera muchas veces a la ficción. ¿No?

      Eliminar
  5. Fernando, no puedo seguir el caudal de microrrelatos que produces, por ello por podré comentarte todos los que produces. Me asombra tanto esta capacidad de escribir como la de ganar o casi los concursos. Señal de que eres bueno, jodio.
    No sé que son los éntomos, mal empiezo. Veamos. ¿No es a sabiendas DE que? El relato es un poco oscuro en la primera lectura. Está claro que se ha arruinado, viven entre cartones y tienen un rollito. También ha ganado el juicio. Vale, no me apasiona. Otra vez será. ¿El secreto está en el título? Pero vamos, que seguro que es problema mío. Gracias por tu felicitación y por pasarte por mis montes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caudal, me gusta. Aunque eso depende... si ves que el agua empieza a estancarse y huele... alégrate por mi, porque será que estoy trabajando y me falta tiempo para narrar y conversar con vosotros.
      No te preocupes por que no te haya gustado. Así me esforzaré aún más en el siguiente.

      Eliminar
  6. Al fin el protagonista celebró de alguna manera su precaria situación , en defensa de esos indefensos éntomos...
    ERES UN GENIO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo reconocer que odio a algunos de esa familia de seis patas. a los que me zumban junto a la oreja por las noches sobre todo...

      Eliminar
  7. No pudo imaginar que aquella llamada entrañaba un amor larvado.

    A mí también me ha gustado, Fernando; más -si cabe- considerando los requisitos planteados en el concurso.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que los concursos a veces... pero como ya he dicho. Me gustan los retos. Así me los tomo.

      Eliminar
  8. Pues desconozco los detalles del concurso pero me gusta mucho el micro; me parece profundamente sutil... el hecho de pensar aquello que nos puede o no hacer sentir felices.

    Primero la cuestión de los insectos (siempre pienso que si existe un juicio divino o algo por el estilo tienen que pesar todos los insectos que uno ha matado a lo largo de su vida; tienen que ser almas también) y luego esa felicidad en paredes de cartón...

    Me encantó Fernando; sentí tanto las lágrimas como las carcajadas un embrujo epidérmico. Un descubrimiento (atisbo de) intenso sin lugar a dudas porque remite a la realidad como una decisión interna en alguna medida (relativamente, por supuesto).

    Un fuerte abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan. Gracias por tu comentario. Es evidente que a ti lo críptico te va... solo hay que pasar a probar la frutilla para darse cuenta.

      Eliminar
  9. A mi me gustó y he visto y leido cosas en ese concurso bastante más inverosímiles. Tiene un punto de realidad que da un poco de miedo, porque habla de lo que somos.
    Pero afortunadamente también se habla de lo que podemos llegar a ser y sacrificar por unas ideas.
    A mi me gustó, pero no quiere decir nada, yo en ese concurso suelo quedarme fuera y todavía no sé por qué quedan seleccionados los que quedan seleccionados.
    Un beso, Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Luisa, al final hay esperanza, hasta al pozo más profundo llega algo de luz al mediodía.

      Eliminar
  10. No sólo me parece muy bien que sea surrealista, sino que yo creo que esta línea se te da fenomenal y vale la pena explotarla. Me gusta el largo recorrido de este texto breve, la velocidad de los tiempos. Y desde luego me encanta hundirme en dos líneas en una realidad absurda.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar Susana.
      La verdad es que me lo pasé muy bien escribiéndolo.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  11. Con estas historias ficticias a veces me pregunto qué pasaría si fuesen realidad. Ufff, lo he pasado mal pensando en un mundo sin insecticida, jejeje.
    Un abrazo!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado por tu blog y he visto la propuesta. No pienso comentarla, que entre todo el mundo a verla.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Conseguir una historia como esta con las 5 palabras en cuestión tiene su qué.
    A mi me gusta. Ya sé que a ti no te convencía mucho pero lograste transmitir la idea.

    Reconozco que me despistó en un principio el ir adelante y atrás en el tiempo en tan poco recorrido. Luego (hoy) ya me ubiqué. Me atrevo a sugerir sin embargo, que añadas un punto y aparte después de "enajenada" para enfatizar esa vuelta al ahora.
    Sólo espero que ahora que ha ganado el juicio pueda remontar el vuelo mosca-cojonera o mosquitil o lo que sea. Las luchas imposibles tienen su punto entre loco y romántico reflejado en ese final.

    Saludos Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya está hecho Xesc.
      Es verdad en este final quien no se conforma es porque no puede, aunque el letrado igual prefiere su nuevo Rol.

      Eliminar
  13. Navegando por blogs de poesía...me he encontrado con un mundo nuevo que jamas pensé existiría....las clásicas rimas empedernidas reemplazadas por incognita surrealista y magestuosa creatividad....un aplauso cariñoso y espero que le vaya muye bien en todo en la vida....incluido es econcurso(espero no haber estado fuera de tiempo)...

    muchos saludos tallarinescos...

    ResponderEliminar
  14. Fernando, ¡qué fantástica imaginación la tuya! y qué bien construido en tan poquitas líneas. Probaré algún día en ese concurso de abogados, al que todos le dedicáis esfuerzo con tan buenos resultados.

    Un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
  15. Laura, muchas gracias. Lo de las cinco palabras es complicado, pero a la vez interesante. Pruebalo, verás que los resultados pueden ser muy interesantes.

    ResponderEliminar
  16. No me parece para nada inverosímil, el amor está lleno de historias así... Me parece genial toda la vida que construyes a los personajes en tan sólo diez lineas. Oye, pero con éste aun tienes posibilidades. Si no me equivoco es el de ¿diciembre?, y aún no han hecho la seleccion final.
    Me voy, que quiero pasar por unas cuantas casas más, que he visto luz. Abrazos, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar Miguelángel. Sí, es el de diciembre. Pues no se, pensaba que ya habían publicado los finalistas.
      Buena vuelta Miguelángel... espero que las vayan sobre lo previsto y no se reproduzca la situación de "esta casa es una ruina."

      Eliminar
  17. Anoche vi sonreir a Lisandra de felicidad.
    Gracias Fernando por confiar en nuestros sueños.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.