28 mar. 2012

30 | El buen hijo



Hay un camino detrás de casa que se interna en el bosque, cruza entre las lápidas y se pierde en la maleza… como hizo mamá, que se fue cuando cumplí tres años porque ya no me quería. Yo siempre quise ir a buscarla, pero papá me lo prohibió.

Una noche desobedecí. Caminé durante horas, entre siluetas negras de robles y tejos difuminadas por la bruma, hasta que unos jadeos extraños me llevaron a una casita de tela en el centro de un claro. Dentro había gente. Uno salió a gatas y al incorporarse y verme gritó aterrorizado. Corrí de vuelta más asustado que un tejón entre leones, me metí en la cama y me tape con las mantas hasta casi ahogarme.


A la mañana siguiente papa sirvió el desayuno: huevos, leche, mantequilla, pan recién hecho y carne, de nuevo teníamos carne. Él no dijo nada en toda la mañana, pero me miraba y sonreía satisfecho, cómo si supiera de mi primera correría bajo la luna llena, mientras guardaba en el baúl la casita de tela desmadejada.

Este micro lo presenté al concurso de relatos "esta noche te cuento", pero no ha sido seleccionado por el jurado. Desde aquí quiero felicitar a los organizadores del concurso, a los finalistas y a los ganadores, y a los organizadores darles las gracias, sin ellos este relato no hubiera sido posible. 


34 comentarios:

  1. Gracias a los concursos surgen historias como esta...Desconcertante y abierta a la imaginación y la mía se desborda ante tantas posibilidades.Me ha gustado mucho.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Yo suelo presentarme a los concursos para tener la obligación. Este, pese a no haber sido seleccionado, a mi me gusta mucho. Me alegro que a ti también.

      Eliminar
  2. Los concursos más allá de las distinciones son una buena excusa para escribir buenas historias como la tuya...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  3. Si el dibujo es tuyo, que me imagino que sí, el mérito es doble.
    La historia esconde mucho intuido detrás. Es buena.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los dibujos que puedes ver en el blog, a parte del que ilustra la entrada de Moebius son míos.
      Respecto ala historia... si que esconde, aunque espero que haya sabido dar las claves para entenderlo.
      Gracias por la crítica.

      Eliminar
  4. Me gusta. Seguiré por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Atalanta. Puedes quedarte por aquí tanto como quieras.

      Eliminar
  5. Me ha gustado tu historia...Gracias por informar. Yo tampoco he sido seleccionada, así que un día de estos lo colgaré en mi ventana...

    Bessicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es evidente que no todos pueden ser finalistas y en la final sólo gana uno, así que... a seguir intentándolo. Esa es nuestra única opción.

      Eliminar
  6. Pues a mí me ha gustado mucho. Es lo que tienen los concursos, que cuando seleccionas finalistas te dejas otros igual o mejores en el tintero. Un abrazo. El dibujo es magnífico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar, por ambas críticas. Respecto a los concursos, cuando te presentas ya sabes que será un jurado el que valorará... quizá mi cuento no era demasiado apropiado para el fin del concurso... pero es lo que me apeteció escribir.

      Eliminar
  7. Todos los buenos hijos son aquellos que siguen los dictámenes del miedo. Por eso nacer es como romper palabras; que nos disculpen todos los muertos de nuestra libertad.

    Me encantó este micro, fuerte abrazo.

    Sin dudas que sus contrincantes deben haber sido de superlujo para dejar afuera esta joya. O el jurado tiene un criterio muy particular (cosa que no es extraña).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho nivel, Juan, y temáticas muy diversas, te recomiendo pasar por la web del concurso para leerlos.
      Gracias por pasar.

      Eliminar
  8. Un relato escalofriante, Fernando.

    No conozco el concurso, ni -obviamente- su resultado, pero el nivel ha tenido que ser muy alto como para que no seleccionaran este micro entre los finalistas.


    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el relato tenía en contra que habla del bosque desde el lado oscuro... y puede que no sea lo que te gustaría leer cuando te alojas en un hotel en medio de un bosque... pero, yo me lo he pasado muy bien imaginando a esas personas alojadas en el hotel, con la ventana abierta a la noche, leyendo este micro a la luz de la lamparilla mientras escuchan los sonidos que se esconden entre los árboles cercanos.
      Gracias por pasar Pedro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Una escena muy sugerente, la del bosque. La extraña casita de tela en el baúl resulta de lo más inquietante, como la sonrisa del padre. Pero sobre todo me gusta el título, como una ironía contenida.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo y mis niños.
      Gracias por pasar Susana.
      Muchas veces, encontrar un título que redondee el micro resulta una de las tareas más difíciles para dar por acabado un relato (al menos para mí).
      Este creo que le va bastante bien.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  10. Qué entrañable tu micro,La vida es realmente dura y a veces un martirio, pero afortunadamente la amámos más de lo que podamos pensar..
    Un abrazo|
    |

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Aniagua... sea cómo sea, eso és lo único que tenemos hasta el final.

      Eliminar
  11. muy emotivo.
    Has visto el concurso que comento en mi bloc. Quizas te interese.

    ResponderEliminar
  12. Francamente Fernando, si te dijera que los leí todos ...ejem : mentiría. Pero comencé a leerlos ¡he ahí la gracia! y me desesperé en el ciento noventa y siete??? ...buf!, eran demasiados bosques.

    A mí me gusta la idea del niño, y la puerta que abres a la imaginación.

    Tampoco yo tuve mucha suerte. Pero me alegro infinito que lo hayas ilustrado y lo hayas acercado a tu ventana del Bosque.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Laura. La verdad es que ha sido un concurso con muchísima participación. Yo tampoco he leído todos, sólo los que me enganchaban desde la primera frase... Y tampoco todos... cosa del tiempo limitado.
      Un saludo y gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
  13. Jo, Fernando, me da mucha rabia, pero es la segunda vez que entro y no lo pillo. Voy a leerme los comentarios...

    Nada. Ya volveré.

    Un abrazo, eso sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo Miguelángel, quizá sea de esos micros que no quedan del todo claros.
      A mi me daba la sensación de que dejaba suficientes pistas, pero es posible que no.
      Gracias por pasar.

      Eliminar
  14. Como amante de la novela negra, a mí sí que me gustaría leer este relato en la penumbra de la habitación en la que me hospedo.
    Suerte en el próximo intento.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana.
      Es evidente que hay gustos para todos, y yo quise huir de ese entorno bucólico que se presupone a un hotel en medio del bosque...
      Un beso.

      Eliminar
  15. Fernando, es tan real, que por momentos me da como miedo. ¿Puede ser? ¿o entendí mal? Está muy fuerte, se transmite mucho. Qué pena no haber sido seleccionado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Esa sensación de miedo era uno de los principales objetivos, desde la candidez del pequeño que todavía no entiende que le sucede y porqué.
    No pasa nada por no haber sido seleccionado, al menos me ha permitido contar esta historia.
    Gracias por pasar Beatriz.

    ResponderEliminar
  17. Genial historia. Yo fui miembro de ese jurado y puedo decirte que tu relato estuvo en el límite del corte, y que yo lo había vota para seleccionarlo. Es bueno, compañero, pero los concursos siempre son esquivos. Gracias por tua agrdecimiento, lo transmitiré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, eljurado.
      Te agradezco el comentario. Creo que todos los que estamos en la blogosfera sabemos que para que un relato pueda optar a un concurso se han de alinear muchos astros, así que asumes de antemano que tu escrito puede conectar o no con las personas que deciden.
      Me alegro de que te gustara.
      Bienvenido y espero que pases por aquí siempre que quieras.

      Eliminar
  18. Fernando, leo el cuento con mucho interés y apreciendo tu prosa, me va gustando hasta que llego a " mientras guardaba en el baúl la casita de tela desmadejada." justo en el momento que me echas del relato, problema mío, seguro, no entiendo lo que quieres decir. Releo. "jadeos", casita de tela, "de nuevo teníamos carne", debes ser pista que no me dicen nada. Veré los comentarios. No me aclaran nada. Está claro que este bosque no es el mío. Otra vez será. Sería bueno que me lo explicaras, aunque fuera en privado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ximens. Voy a intentar explicarlo sin deslucirlo.
      Quizá, en este relato hay demasiadas pistas y poca trama, no se.
      La idea que desata esta historia es que nadie decide donde nacerá, en que familia, ni cómo será. Es algo que nos encontramos cuando vamos haciendo acopio de razón, y al final seas lo que seas, nazcas donde nazcas te toca vivir con ello.
      El niño protagonista no es un niño "normal" y su padre tampoco. la madre si, por eso se fue.
      Lo dejo ahí para que quien quiera nos diga que es lo que ha entendido del relato.
      Así sabremos si se entiende o no.

      Eliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.