12 mar. 2012

29 | Lecturas repasadas


Dicen que los fantasmas no existen pero me siguen dando miedo. Sobre todo por la noche, cuando me sepulto bajo las mantas y leo mis cuentos de terror a la luz de la linterna de papá. Es extraño que él no haya vuelto todavía. La guerra acabó, ya no somos rojos. Levantaron de  nuevo el muro que derribó la bomba sobre mi cama y lo pintaron de blanco, luego: papel pintado, gotelé, pintura pastel, estucado veneciano y ahora pintura blanca de nuevo, pero con vinilo decorativo. Yo sé que papá volverá y me traerá cuentos nuevos, estos ya me los se de memoria.

La ilustración pertenece a un libro de texto que ilustré para Editorial Barcanova. El relato ha sido publicado en L'Independent de marzo. Diario de tirada local de Barberà del Vallès. Este micro empecé a escribirlo para un concurso, algunos lo sabréis por la frase de inicio, pero no llegué a tiempo y además me pasaba de los límites. En esta ocasión un concurso me ha servido para escribir aunque al final no me haya presentado. Por otro lado si me ha permitido mantener el compromiso que cogí con el diario. Un saludo a todos desde la intermitencia.


16 comentarios:

  1. Saludos Fernando,

    Una vez más, las historias asoman bajo las lineas envolviéndonos con un ritmo pausado, sedoso...para finalizar con un sorprendente desenlace.
    Me parece una idea brillante la estructura de narración, cómo se cuenta el relato, el reto de ir mostrando la información que nos conducirá al nudo final.
    Enhorabuena! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu micro. Es excelente. El paso del tiempo se aprecia maravillosamente por la pintura de esa pared. Los límites de palabras en ese concurso eran en exceso mínimos. Es difícil asustar en tan pocos caracteres A tí te ha quedado de miedo, aunque no lo hayas podido presentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mar. La verdad es que siempre trabajo de la misma forma. Leo las bases del concurso y escribo lo primero que se viene a la cabeza, después releo las bases y intento adaptar lo escrito (si creo que merece la pena) para que entre dentro de los límites... A veces el micro manda y no entra por la puerta del concurso.

      Eliminar
  3. Me encanta la soltura de las letras, el discurrir por las paredes pintadas de distinta manera, todo hace pensar en la esperanza...

    Yo no lo conocía, la ilustración le viene como anillo al dedo o mejor como la lectura repetida para que no se olvide...

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar Cabopá.
      Lástima que esa esperanza es la que lo ancla a este plano.
      ¿Te imaginas lo aburrido que sería leer siempre a misma historia?

      Eliminar
  4. Qué suave Fernando, el tiempo pasa y con dulce esperanza el niño pasa sus días. Me gustó mucho como lograste el paso del tiempo, con el papel de la pared, es espectacular.Es de una emoción preciosa. Se me hizo un nudo en la garganta cuando sin proponérmelo estaba en el alma de este niño. Sin embargo, como siempre pasa, en el fondo más escondido de los corazones de cada uno, se aloja un hilo de esperanza. Muy bonito. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beatriz. La verdad es que disfruté mucho escribiéndolo, sin quererlo, en este relato hablo de muchas mas cosas...

      Eliminar
  5. ¡Bendita intermitencia, Fernando!

    Excelente micro, que constreñido a lo ensencial y dentro de un esquema de acción posible, contiene una carga emocional profunda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por seguir pasando por mi casa Pedro. Te agradezco el comentario, en este relato los puntos de fuga son muchos y la mayoría abiertos al lector. Gracias por cruzar la puerta.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno, Fernando. Cuántos padres no volvieron. Cuántos hijos siguen esperando, aun sabiendo que nunca regresarán ya. Por suerte, como dices, a uno siempre le queda pensar que los fantasmas no existen. Aunque den miedo. Mes gustó mucho, Fer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar Miguel Ángel.
      Me alegro de que ta haya gustado... yo casi veo a mi niño de la bomba mirando por la ventana a tu patio.

      Eliminar
  8. Podrías pasar por mi blog y ver. Un saludo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he pasado, y cómo podrás comprobar he hecho una sección especial para blogs que sigo, aunque no sean exactamente de microrrelatos.
      Un abrazo, Beatriz y gracias.
      Esa entrada que has hecho en tu blog con mis dibujos ha sido emocionante.
      Desde aquí animo a los seguidores del blog a visitar el de Beatriz: http://beatriznscarano.blogspot.com/2012/03/fernando-martinez.html

      Eliminar
  9. Es un relato tremendo, creo que se refleja muy bien la ingenuidad de los niños. Muy bueno ese transcurrir del tiempo por los colores de la pared. Me hace pensar, que ya es adulto pero sabe que su padre volverá, pues no se ha ido.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.