26 dic. 2011

18 | EPITAFIO

Había dicho que no participaría en este juego, y sin embargo mírame aquí participando, y por partida doble.

Salitre hizo lo que debía:

Nació, jugó, estudió,

trabajó, se casó, 



trabajó, tuvo hijos,

trabajó, envejeció y murió.


En el limbo,

espera ansioso

la reencarnación.



Del siguiente no estoy seguro que pueda tratarse de un epitafio.

Su último deseo fue 

que lo afeitaran a navaja

24 comentarios:

  1. Hola Fernando, bonito el primero para una espera austera y ansiosa en ese limbo del que todos esperamos regresar. Ji,ji, al final, no has podido con esta tentación y has sucumbido a la idea.

    El último también lo es ¿por qué no?. El de Groucho Marx era algo tan breve como : "Perdónenme que no me levante". El de Cantinflas : "Parece que se ha ido, pero no" y el de Jhon Wayne : "Feo, fuerte y normal". Así que ese último deseo tuyo bien puede ser un epitafio.

    Feliz 2012 y un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
  2. Laura, muchas gracias. Un abrazo y feliz entrada de año.

    ResponderEliminar
  3. Está claro, aunque el trabajo esté por partida triple, merece la pena volver a vivir, quizás por lo que no dices. Y lo de morirse afeitado está bien siempre que solo se llevaran los pelos. ¿Quién es Salitre? (jeje), supongo que no eres tu, claro y así que se muera otro. Nos leemos paseando por el cementerio.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los dos pero sobre todo el último, tiene un toque medio humorístico medo serio...aún ando buscando epitafios que algunos se me habían escapado.

    Salut!!

    Rosana

    ResponderEliminar
  5. Está claro que Salitre trabajo. Supongo que espera reencarnarse para jugar un poco más...

    Mi enhorabuena por "Doce campanadas"

    Espero no te moleste la intromisión, Fernando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un buen epitafio...
    Nunca me afeité a navaja, voy a probarlo.
    Un saludo.
    HD

    ResponderEliminar
  7. Hola Fernando. Me gustó tu epitafio. Creo que el final podría considerarse que sí, que lo es. en el momento en que te liberen del limbo, te afeitan a navaja. Vamos, que a mí me ha gustado, si lo viera en el cementerio, seguro que sonreía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El último es genial, imagino que lo afeitaría un barbero con parkinson, o cornudo.
    Un abrazo, Primer.

    ResponderEliminar
  9. Una vez muerto que te afeiten a navaja no es lo mismo, pero vale, me gusta!
    Del otro quitaría algo de trabajo (por la vida, no por lo escrito que es muy cierto, la pasamos trabajando)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Nos pasamos la vida trabajando y durmiendo...Y en los intermedios vivimos...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Su última voluntad fue que la dejaran tan bella como era. Podía se también un epitafio..

    Buena entrada , ingenio no te falta.

    ResponderEliminar
  12. Holaaaaaaaaaaa, menudo epitafio me gusta por su sencillez y por que en pocas palabras, las adecuadas, dices mucho Sr.Martínes, de los Martínes de toda la vida...¿No? je,je,je...

    Nos une el mundo bloguero y el apellido...
    Me quedo un ratico por aquí y pienso volver.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Donde se ponga una buena reencarnación...

    Lo de la navaja me ha sonado quizás antinavideño...ja,ja, ¿Se lo dijo a su enemigo?, ¿murió de navajitis??. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Vaya... se me acumula la faena. Y que contento que me pongo tras estar desconectado un día, volver y ver tanto tránsito. Muchas gracias a todos.

    Exacto Ximens, mejor que se muera otro. Que a mí ya me daba mal rollo el jueguecito antes de ponerme manos a la obra. Yo al cementerio sólo quiero ir a hacer fotos.

    Rosana, tienes razón el segundo tiene un punto ácido y mi intención era abrir una incógnita huevo-gallina. ¿Fue el último deseo a causa de lo que pasó después o eligió ese como último deseo pre ejecución?

    Patricia, las puertas de mi casa están abiertas. Espero que la estancia sea acogedora. Salitre espera la reencarnación para tener una vida dónde sea él mismo quien decida.

    Humberto, yo daría algo por probar una de esas barberías de principio de siglo... pero ya no existen.

    ResponderEliminar
  15. Elena, gracias por pasear entre las lápidas y sonreír ante la mía. Un abrazo.

    Hola Miguelángel, si algo así debía tener el barbero, o muy mala leche... je, je, je

    Anita, es que Salitre trabajó, trabajó y trabajó... que aunque cómo bien decía el gran Pepe, el trabajo dignifica, igual no hace falta tanta dignidad al fin y al cabo...

    Rosa, bien venida. ¿Porque desde el aire?

    ResponderEliminar
  16. Aniagua, por supuesto que podría ser un epitafio. Un abrazo.

    Cabopá, bienvenida a la casa de los Martínez. Puedes volver siempre que quieras, cómo si fueras de la familia. Gracias por comentar.

    Mar, una buena reencarnación podría suponer una segunda oportunidad. Algo improbable pero interesante.

    Muchas gracias a todos.
    Espero que entréis con buen pie el nuevo año.

    ResponderEliminar
  17. Me gustan mucho los dos:
    El primero es demoledor, pero muy bien traído.
    El segundo, sea lo que sea, es bueno: lo que no dice es tan importante como lo que dice.

    Vengo también para darte las gracias.
    ¡Tengo un lugar especial en tu blog! ¡Qué ilusión! No sé si merezco tanto... Bueno, sí, que debo animarme.
    Así pues, las gracias te las doy yo a ti, eres muy amable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Fernando, correspondo tu visita a mi casa y encuentro en la tuya no solo buenos amigos y mejores escritores, sino además unas piezas exquisitas.

    A mi me gustó particularmente el segundo epitafio, que creo que lo es.

    Me quedo asomado a tu ventana y señalaré tu casa desde la mía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Manuela, te agradezco la visita. Te he puesto en un lugar especial porque visitaré tu blog a menudo, para aprender o reaprender lo que olvidé. Cómo ya te dije mi nivel ortográfico no es todo lo bueno que me gustaría y cada vez que voy a colgar un texto siento vértigo, pues no me gusta cometer estos errores.
    Tu labor es desinteresada y eso siempre es de agradecer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias Pedro. La verdad es que me está resultando difícil pasar por todos los blogs que quiero, es increible el tiempo que puedes estar leyendo, comentando... así que aprovecho momentos como este para hacerlo. Miro a diario la lista de lectura y llevo días con ganas de pasar por tu casa ya que te he visto comentar con buen tino muchos de los blogs que sigo habitualmente. La visita se ha retrasado más de lo que quería, pero ha sido muy, muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Me alegro de que te decidieras a participar. Así que esperando la reencarnación jeje ¿podría ser en rana? croak, croak. Lo bueno es que los epitafios me trajeron hasta aquí y con tu permiso me quedo
    saludillos

    ResponderEliminar
  22. Saludos Puck.
    Sospecho que Salitre querrá reencarnarse en cualquier cosa menos en Salitre.

    ResponderEliminar
  23. Si, si, es un epitafio, en cuanto lo encuentre, te mando el comentario.
    Muy bonito, esto de permanecer activo los momentos antes de morir.

    ResponderEliminar
  24. Hola Beatriz.
    Gracias por pasar. Tienes razón, querer vivir hasta el último instante, aunque sea con cotidianidades pequeñitas. Me gusta tu lectura.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.