24 oct. 2013

85 | Nubes



–Sí, papá, pero, ¿y esa? ¿No parece una mujer tirándose al tren?
–Yo veo una tarta de nata.
–¿Y esa? ¿No parece una chica colgada del cuello?
–Una bola de algodón de azúcar, con palo y todo, es lo que veo.
–¿Y en esa de ahí? ¿No ves una niña ardiendo en un incendio?
–No. Solo un enorme oso de peluche.
Con el atardecer la brisa marina se enfría. El hombre se incorpora, recoge la toalla, la sombrilla, y regresa al cementerio tirando de la mano helada de su hija, lamentando que la niña heredara la obsesiva perturbación de su difunta madre. 


Puntual como siempre, os dejo mi despojo REC de esta semana, espero que os guste. Hasta la próxima.

25 comentarios:

  1. Buena apuesta para REC, ufffff con la niña y su imaginación. Hay que fatidiarse. Algo perturbada si anda la verdad.

    Abrazos.
    http://montesinadas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La cuestión es que gracias al REC voy sumando miror a micro a mi colección.

      Eliminar
  2. Un micro potente y perfectamente hilado. Dignísimo representante del espíruto ReC. Me ha encantado Fernando.
    Un abrazo, de lejos, por si aparece tu "niña"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo solo puedo decir que me encantó tu caja llena de piedras. Lástima que al jurado le gustara más otro texto... llevas tiempo rozándolo...
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me has dejado alucinada. Increible relato.
    Un abrazo

    María Estévez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Me legro de que te haya gustado. Gracias.
      Un abrazo y gracias también por pasar.

      Eliminar
  4. Es como lo del vaso medio lleno, medio vacío, pero con el tamaño del desierto del Sahara, je je.
    Conmueve Fernando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, pero... ¿sabes que el desierto del Sahara es enorme enorme, verdad?
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. que sí, que sí, que me lo ha dicho un pajarito...

      Eliminar
  5. Cuando encuentro estos despojos es cuando me pregunto cómo funciona el proceso de cribado del concurso, Fernando.

    Ayer oí el programa en directo y este micro bien podría haber estado en la final semanal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... supongo que influyen muchísimos factores para que un micro llegue a la final a tres de cada semana.
      Lo importante es que semana a semana, frase a frase voy ampliando mi colección de microrrelatos. Muchas gracias por tu comentario Pedro.

      Eliminar
  6. Me he quedado tan fría como la niña, me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dolores!, busca con urgencia algún rinconcito confortable en el que calentarte que le frío extremo no es nada bueno.
      Muchísimas gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
  7. Para mí, Fernando, lo mejor del relato es el diálogo sobre las nubes, cómo se le hace intuir al lector la perturbación de la niña, confirmada en las líneas finales, y su no aceptación de la misma por parte del padre. Y en cuanto a la ilustración, me encantan esas nubes enruladas que, con su contorno, forman la silueta de los personajes.
    Un saludo desde Argentina, Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasear por mi blog, Mariángeles.
      Las nubes son un poco como las manchas de Rorschach, cada uno ve lo que quiere ver.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Felicidades Fernando!! Un texto con un alto potencial de creatividad y unas imagenes que nos sumergen en la historia hasta dejarnos helados. La ilustracion muy chula tambien.
    Veo que estas en forma amigo y eso suele tener recompensa. :)

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Laura... la verdad es que sigo siendo fiel... con tanto despojo rponto podré montar una tienda de desperdicios...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Pues mucho, me ha gustado mucho. Creo que es muy bueno, y muy de los que te salen tan bien, Fer.
    Abrazo, company.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Don Miguelángel.
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Helados nos dejas con tu relato tan duro, y a la vez tan bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gloria. Despojos, al fin y al cabo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Uff, Fernando, menudo cóctel narrativo has montado. Lo que primero me llama la atención es la mente macabra de la niña y la imaginación infantil del padre (todo un revés). Luego ese regreso al cementerio en el que parece que el padre está vivo (no lo sé) y descubrimos que la niña es un fantasma. Es otro de tus experimentos, sin duda. Traté de averiguar la historia de la madre (tirándose al tren) y la hija (colgada del cuello) y me encuentro una escena que sobra (niña ardiendo). Quizás, solo quizás, si haces referencia a alguna hermana quede un poco más completo, pero ya sabes, es subjetivo. Yo creo que en Rec no se leen todos los relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Ximens. Profundo como siempre. La escena del la chica ahorcada es la que falta por confirmar para dejarla a la imaginación del lector.
      Puede que en Rec no se lean todos los relatos, puede que aunque se los lean no les presten la debida atención a todos, pero eso da igual. Lo importante, al menos para mí, es que nos abren la puerta a seguir escribiendo. Para mí es un acicate. Ya lo sabes.
      Gracias de nuevo Ximens.
      Una abraçada ben forta, que decimos por aquí.

      Eliminar
  13. Para mi están todos muertos. La esposa hace tiempo...la hija recientemente y en un incendio accidental y el padre se ahorca por esta causa. Como ambas almas aún merodean por aquí todavía el padre puede comunicarse con la pequeña y terminar de conocerla y solo ahora se da cuenta que su final tal vez habría sido el mismo de su madre con esa mente tan proclive al suicidio. La inversión de que habla Ximens se completa magistralmente si es el padre quien termina suicidándose.
    Otro aspecto que se me ocurre es que la comunicación entre padre e hija puede ser mental como la telepatía...y como son almas que levitan podrían estar hablando de la misma nube pero viéndola desde partes distintas, por ejemplo uno desde arriba y otro desde abajo.
    Gracias por tu genial texto....saludos desde Chile

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.