19 nov. 2012

56 | Hasta fin de existencias


Un micro seleccionado en la categoría local del concurso mensual de la microbiblioteca, un mes con mucho, mucho nivel, tanto en la categoría abierta, cómo en Català o en categoría Local. Felicidades a los ganadores y especialmente a Antonia. Seguiremos intentándolo. La ilustración es en realidad un boceto a lápiz que surgió de mi bloc, casi sin querer, el otro día, pero creo que es bastante apropiada, dada la temática del relato.

La noche es perfecta, diluvia. La verja del cementerio no es obstáculo. El hombre alto, camina entre los epitafios con paso firme y estirado. El aprendiz renquea tras él arrastrando la carretilla de herramientas, con el delantal blanco salpicado de barro, respingando a cada trueno. Llegan a la tumba, es reciente, de ese mismo día. El alto, señala con el índice extendido. El aprendiz, apoya con torpeza la pala en el suelo y excava. No tarda mucho en topar con el ataúd. Desclavan la tapa y extraen el cadáver. Entre los dos empujan la carretilla de vuelta a casa, rezando por que no deje de llover, por no encontrarse con nadie, por no tener que esquivar preguntas incómodas. A la mañana siguiente, doña Enriqueta, la boticaria, entra en la carnicería y compra el mejor pedazo de carne magra para estofar. El aprendiz prepara la carne ante la mirada vigilante del alto carnicero. Doña Enriqueta solloza -aunque muriera el domingo sigo llenando la cazuela, me gusta pensar que mi Fulgencio está en la mesa conmigo-. 

30 comentarios:

  1. Como para no estar seleccionado. Muy buen micro, la verdad es que es buenísimo, de los que me hubiera gustado escribir.

    Una perta.

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena, Fernando! Me alegro mucho. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Susana, seguimos al pie del cañón... ¿o sería más correcto decir ante la boca?

      Eliminar
  3. Agggg que grima!!! Enhorabuena Fernando, un micro muy bueno.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. ¡Enhorabuena, Fernando! No era fácil meterte entre los seleccionados, no... Y después de leerlo, me voy a la cama sin cenar. Ya no tengo apetito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario.
      Siempre podemos recurrir a las sales de fruta. Prácticamente nos permiten digerir cualquier cosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Felicidades Fernando, es un micro redondo. Consigues una ambientación perfecta en la primera parte, nos imaginamos los personajes, la luvia, la tierra mojada. Y luego ese quiebro, esa pirueta que nos deja sin apetito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xavier.
      Me alegro de tu racha, se nota que las musas volvieron y se han quedado a vivir contigo.
      Así que viniendo tu comentario de alguien que está en todos y al mejor nivel, solo puedo agradecer enormemente que pases por mi casa.
      A ver cuando podemos quedar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muchas gracias Fernando por el detalle.
    Tu micro es bueno, por la historia , atmósfera y buen ritmo narrativo.
    El dibujo es muy bueno, ahora dado el tema y que surge del bloc casi sin querer, es un poco inquietante.
    Un abrazo, artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonia, el tuyo me parece digno merecedor del premio. Felicidades y gracias por pasar.
      Siento no haber comentado antes, pero no he tenido tiempo para mucho estas últimas semanas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Enhorabuena Fernando. Inquieta al principio pensar qué estarán tramando ese hombre alto con su aprendiz. Y el final te deja, como ya te han dicho, sin apetito.
    Genial el dibujo también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara.
      Por cierto, espero verte inscrita en las dos categorías en la carrera de relevos... que tus dibujos deben estar en ese reto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Enhorabuena, Don Fernando! Ayer dejé dicho por allí que era usted un fenómeno y hoy lo reafirmo aquí.

    Confirmo lo que dices al respecto del nivel de este mes en la microbiblioteca. ¿Cómo habrá sido cuando este micro quedó finalista?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro.
      Sólo hay que mirar los nombres de los ganadores y mencionados para ver que el concurso de la microbiblioteca se está convirtiendo en un referente en el panorama microrrelatístico.
      A ver si te animas, pedro.
      Posiblemente es uno de los concursos con menos imposiciones, así que el próximo microrrelato que escribas, seguro que entra dentro de la normativa.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. ¡¡Ja,ja,ja!!. El Fulgencio a la mesa pero en rodajitas. Me ha gustado muchísimo, sobre todo la atmósfera en la que lo recreas y ese final en la Carnicería. ¡¡Buen micro, Fernando!!.

    Enhorabuena y un besito.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena. Últimamente no hago más que leer micros que me hubieran gustado escribir a mí.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es uno de los mejores comentarios que se puede hacer de un micro.
      Muchas gracias David.

      Eliminar
  11. Entre nosotros... ¿y la chepa? ja ja ja ja. Enhorabuena Fernando, muy buen micro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sigo dudando sobre eso... Creo que si el ayudante tuviera joroba todavía nos conduciría más al clásico en la primera escena... aunque es posible que fuera engañar al lector que es algo que no me gusta.

      Muchas gracias por pasar por aquí Montaña.
      ¿Tú no tienes blog? ¿Cómo podemos leer lo que escribes entonces?

      Eliminar
  12. No tengo blog, Fernando, no sabría por donde empezar. Bueno, he mandado uno sobre el fuego a ENTC, en la revista punto de libro nº 25 (internet) me han publicado Caínes como finalista de un concurso, y espero una publicación formato libro del Museo Arqueológico de Córdoba. Participo semanalmente en el REC, vaya con la frasecita de Mar. Si pones en Google mi nombre entrecomillado "Montaña Campón" saltan algunas cosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, me hiciste reír con este final de humor negro, pelín macabro pero ese giro genial de la historia bien lo merece.
    Pobre señora Enriqueta, y tanto que lo tenia en su mesa, me atrevería a decir que hasta en su estómago.

    Muy buen microrelato.
    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, je, je. Es verdad. se lo estaba zampando...
      Muchas gracias por pasar y comentar Gala.

      Eliminar
  14. Hola Montaña, hola Fernando! Que alegría veros a los dos. Y que nivel los dos. Me gusta mucho tu Blog, facilita mucho poder seguirte. Montaña, a ver si te busco y te puedo seguir un poco la pista. Un besazo muy fuerte a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Me alegro de verte por aquí.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  15. Qué fuerte, qué fuerte, Fernando. Lo que tiene que hacer un buen carnicero para cumplir los deseos de su clientela (jajaja).
    Me ha parecido muy bueno. Ese cambio de atmósfera, de posicionamiento del narrador: magistral.
    El dibujo del alto, muy logrado.
    ¡Qué artista tan completo!
    Venir a tu casa para disfrutar leyendo y admirando es un gustazo.

    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene la crisis...
      Muchísimas gracias por el comentario.
      Un saludo Petra.

      Eliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.