29 oct. 2012

55 | Ondas errantes


Seguimos con las locuras presentadas al ReC. Prometo intentar escribir algo "normal" en el siguiente intento.


De la rutina insípida de la oficina de la central sólo quedaba el cactus. Un cactus enano escondido tras el monitor del ordenador para absorber la radiación. Reducido a ectoplasma tras la explosión del reactor, Humbert visitaba cada día la espinosa planta para comprobar su deterioro. Al final llegó a una conclusión: aquel cactus no absorbía radiación alguna, la repelía, y repeler por repeler, mejor le hubieran regalado uno de esos chismes con zumbido repelente para adolescentes. Lolita, la becaria de contabilidad, no dejaba de acosarle ni muerta, en cambio Vladimir, el hombretón de mantenimiento que se pasaba el día leyendo, se había desintegrado por completo. 

14 comentarios:

  1. ¡Vaya con el cactus errante!
    Qué miedo, por lo del reactor,claro...A mi los cactus me parece que, dónde mejor funcionan es en la naturaleza.

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Hilarante, Fernando.

    Con esta "locura" me has arrancado unas cuantas carcajadas de vuena mañana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Normal?
    y qué es normal?
    Las letras siempre lo son, como las interpretemos o como juguemos con ellas forma parte de su poder.
    Casi tanto como el del cactus que no absorbía radiación y la repelía a todos los que tenia alrededor. Creo que se dio un chute del reactor y luego sirvió de foco
    La venganza de los pequeños espinosos...
    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente eres de los que usa un cactus junto a tu pantalla - ¿a que sí? - y lo miraste y dijiste : pues me construyo una rutina basada en una central nuclear y una becaria que esté buena, jaja ... Nooo, en serio, que este ReC, que llamas "anormal" es una historia en sí misma, y que los cactus no absorven ná. Nosotros los quitamos todos porque creemos que producen otras cosas, por ejemplo: gente estresada. Es mejor cambiarlos por orquídeas o "cositas simples de la naturaleza" que inspiren ¡creación!. ;)

    Besos desde mis palabras Fernando,
    y a seguir participando.

    ResponderEliminar
  5. ¿Yo una falta de ortografía? " Absorben" con uve...????

    ¡Pues habrá sido otra!

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No hagas cosas normales. Para eso están los escritores de bestsellers, Fernando.
    Gracias, por tu apoyo. Quería decírtelo también aqui, company.

    Un abrazo, o dos.

    PD. A mí me gustan mucho los cáctus, tengo unos cuantos.

    ResponderEliminar
  7. Espero seguir disfrutando de "tus locuras", no te normalices.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  8. Ondas errantes....he vuelto a leer este título, y he dicho ¡ondas errantes! ¡qué acierto para un día como el de hoy!.

    un hecho insólito se producirá hoy, Fernando.
    No sé, ....estoy que ....bueno, no te cuento nada que luego todo se sabe.... Besos para tus "ondas errantes".

    ResponderEliminar
  9. Se me había pasado este relato tuyo. Con tu permiso, me lo guardo. Me encanta lo que habéis hecho con "mi" insípida oficina. Me he reído imaginando al ectoplasma escapando de la becaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo Nieves.
      Se la ilusión que hace ver toda esa cantidad de relatos generados a partir de tu última frase.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me uno a ti entre los "fracasados del REC". No te he encontrado en lo del fuego de esta noche te cuento y te felicito por tu éxito del mes pasado. Escarcha, qué palabra tan musical. Como le he comentado a Marta López, os echo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de tenerte por aquí Montaña. Quizás sea un lugar donde podamos encontrarnos a menudo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Fernando!! Me uno a Montaña y te felicito por tu éxito en el relato del mes de Octubre de esta noche te cuento. Me gusta la historia del cactus, o mejor dicho, la historia de las ondas errantes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.