6 feb. 2012

26 | Apuntes de abeja



Presentado a la Fundación Camilo José Cela. Hoy cuelgo la entrada sin foto, porque no he encontrado ninguna ilustración adecuada y no tengo tiempo para dibuja una. Un saludo.

No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante. Doña Rosa va y viene por entre las mesas del Café cómo si continuara abierto. A veces se detiene, pregunta y nadie le dice qué desea tomar. Ella alienta al bolígrafo sacando el vaho directamente del estómago, anota con palitos lo que nadie le ha pedido, se dirige al lugar donde antes relucía aromática la cafetera, abre el grifo y entre muros que crujen, llena una tacita de porcelana sucia con restos de agua oxidada. El color es de café cortado, así que no es de extrañar que vuelva a la mesa donde nadie espera y lo sirva como si tal cosa. ¿Y qué dice el hijo? Para lo que sirve, mejor que no diga nada. Ya sabemos que se enfadó el día que ella le llamó Roberto, nombre del pretendiente con el qué según todos debía haberse casado Doña Rosa al enviudar. El hijo estuvo años sin volver, y cuando lo hizo, ya era un extraño a sus ojos. Ahora la vigila desde la ventana, por si se hace daño o por si la atropellan, dice. ¡Por si se muere de una vez! Diría yo, que de esto sé un rato. El pródigo lo único que busca es echar mano al Café para venderlo y prenderle fuego a la poca fortuna que le quede a Doña Rosa. ¿Y qué puede decir nadie de todo esto? Pues nadie la observa sin tocar el café, toma notas en una libretilla para una novela improbable, y sin dejar propina vuelve al purgatorio de Padrón.  

28 comentarios:

  1. Los entresijos de una familia rota, has hilado muy bien la amargura de la madre con la indolencia del hijo. Fue una buena apuesta la tuya.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho el micro, me he imaginado la escena, qué triste. Y tus imágenes se echan de menos, pero si no hay tiempo, con el texto es más que suficiente, me trasladas a la escena igualmente.

      Enhorabuena! Besos,
      Quejica

      Eliminar
    2. Gracias por pasar Paloma.
      Espero encontrar momentos para seguir apostando...

      Eliminar
    3. Fíjate, Quejica, que quería yo encontrar tiempo para seguir con los capítulos inacabados de mi novelita, y he perdido incluso el necesario para los micros.

      Gracias por pasar, Quejica.

      Eliminar
  2. Hoy no dibujas, Fernando, pero tus trazos retratan la desazón de dos vidas perdidas y el guiño al viejo de Padrón.

    Un micro de prosa compacta, sin grietas, que se lee masticando. Una pieza que pide relecturas, que exige al lector.

    En una palabra, brillante.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El guiño del que hablas es lo que más me gusta del micro.
      Muchas gracias por pasar Pedro.

      Eliminar
  3. Un relato que retrata muy bien lo que pasa cuando la vida se combierte en un pasar, sin recuerdos.. por otra parte , el egoismo está presente , como un lobo , cuando espera a su víctima.
    Me gustó leerte
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El egoísmo pródigo. Sí, eso cuenta el relato.
      Gracias Aniagua.

      Eliminar
  4. Un bonito homenaje a La Colmena y al inolvidable café de doña Rosa. Un buen trabajo de reducción y concisión en torno a una obra particularmente abierta y torrencial.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que la colmena es demasiado grande para que yo intente nada con ella, pero disfruté con este relato. Eso si es seguro.

      Eliminar
  5. ¡Pobre mujer!
    Mal hijo bien parido...
    Un buen micro, sí señor.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cabopá. Otros calificativos más disonantes se me vienen a los dedos cuando pienso en gente como esta que, por desgracia, hay más de la que pensamos.

      Eliminar
  6. Densa, densa como La Colmena. Necesitaré alguna releída. Me encallo en algunos momentos...
    Volveré, Fernando (qué dramáticamente romántico suena)

    ResponderEliminar
  7. Intenté con un libro de Cela y realmente me resultó demasiado mental; no obstante hace unos años vi la pelicula de La Colmena con José Sacristán y me emocionó muchísimo,

    El micro me gusta. Igual creo que mi opinión no es muy válida porque no leí La Colmena y no tengo internalizada la prosa de Cela así que no puedo comprender la relación del micro con la obra en cuestión y su autor...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la busques, Juan. El micro es independiente y debería funcionar por si mismo.
      Gracias por pasar.

      Eliminar
  8. Creo que debiste dejarlo en el infierno, no en el cielo como inicialmente hiciste ni el purgatorio final al que lo recluiste. Sin duda estaría más cómodo y calentito, como en el café de doña Rosa.
    Buen intento en un concurso que seguro no era fácil.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Xesc.
    Opté por el purgatorio porque el cielo era, seguramente, demasiado bueno y el infierno... demasiado caliente.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito. Me da tristeza Doña Rosa y pienso...¿Qué sentirá esa mujer en su interior llevando la vida de esa forma? ¿O será qué sólo así puede ser feliz? A su forma claro. Muy lindo.

    ResponderEliminar
  11. Buenas preguntas para las que no tengo respuesta, Beatriz. Un saludo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  12. Yo, como Susana pillé el homenaje. Decirte que La Colmena fue lo primero qu eleí de Cela y me atrapó, junto con Pascual Duarte para mí es lo mejor de Cela. Como siempre dibujas muy bien las escenas, he visto a ese escritor pobre refugiado en el cafe y escribiendo sus notas....


    Salut!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Rosana. La verdad es que cuando consigues que el lector pille los guiños que vas dejando, te entran ganas de seguir escribiendo. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan los temas familiares en los que los intereses de cada uno pugnan por conseguir sus objetivos personales, y esta doña Rosa es como la vida misma. La has pintado Fernando, la has pintado, esta vez sin pinceles.

    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Laura. Me alegro de ver que llega. Eso siempre motiva a continuar.

      Eliminar
  15. Jope, me gusta lo que vas contado e incluso los diálogos incrustados, pero no entiendo el final, sí el juego de palabras de "nadie", potencial escritor, pero no sé que quieres decir con "purgatorio de Padrón"

    ResponderEliminar
  16. Es que hablo de un escritor concreto. Un saludo Ximens y, muchas gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  17. Extraordinario micro, Fernando. Espero no te moleste lo guarde en mi tuiter.
    Bravo!!!!

    ResponderEliminar
  18. por supuesto que no me molesta.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.