29 mar. 2011

Drácula II - Jonathan Harker a la luz del candelabro

Así como desde el primer momento sabía que la postura de Drácula debía ser intimidatoria, sabía que Jonathan Harker debía aparecer empequeñecido, asustado. Quería conseguir que el mensaje corporal de Harker fuera: ¡Dios mío! ¿Donde me he metido? Por eso aparece inclinado hacia atrás, como si quisiera alejarse del vampiro todo lo que le permite la silla. En el primer boceto se trata de una silla sencilla. Esta idea pretendía reforzar la superioridad del personaje inmortal, pero finalmente decidí colocar una silla más robusta, llena de detalles góticos y oscuros y de construcción recta.


En la ilustración final, coloqué  junto a Harker un candelabro lleno de velas encendidas, con la intención de simbolizar el mundo de la luz frente al de las tinieblas, que representa el personaje de Drácula. Harker no tiene escapatoria, está atrapado por su destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.