16 may. 2013

76 | Apología

Con este micro quiero sumarme a la Primavera de Microrrelatos Indignados, Que hoy de nuevo inunda la RED. No se si hay una normativa en lo que respecta a la extensión, por tanto, no se si la cumplo... Tampoco se si llego a tiempo o voy tarde, pero basta de excusas, esto es lo que me ha salido.


Encontramos a Patricia sentada ante su tocador con el joyero abierto.

—El que no trabaja es porque no quiere —comenta— ¿Qué pendientes me pongo con el vestido azul, los de plata o los de turquesas?

—Cualquiera de los dos están bien —contesta Arturo desde el vestidor— Trabajo hay, otra cosa es que los vagos quieran hacerlo, que nos hemos vuelto muy señoritos. Eso por no hablar de la economía sumergida, que aquí, el que más y el que menos, estafa lo que puede. Vas a tener que ayudarme otra vez con el nudo de la corbata.

— Cariño, eres un desastre, nunca vas a aprender…—dice Patricia colgándose el collar de turquesas a juego con los pendientes—. Y tanto protestar por la enseñanza y la sanidad pública, todo muy hippie, pero a la hora de pagar impuestos, si te he visto no me acuerdo.

—¿Me pongo los gemelos de oro blanco o será demasiado? —Arturo mira como le queda el traje, se siente orgulloso de las horas de gimnasio con el entrenador personal— Lo de la sanidad pública, vaya despilfarro. En Norteamérica no la tienen y mira lo bien que les va. ¿Estas lista cariño? No quiero llegar tarde a la fiesta benéfica del partido, Ya sabes lo nerviosos que están los políticos últimamente.

Mientras Patricia y Arturo cruzan la avenida a doscientos por hora en su Mercedes. Carlos Pérez entra en casa con la carta de despido. Herminia Solís lee la de la Seguridad Social que retrasa por quinta vez su intervención, y Mauro Gómez se balancea, colgado por el cuello sobre la de desahucio inminente.  

9 comentarios:

  1. Hola Fernando
    He vuelto a leer el título y estupendo, de verdad. Creo que no hay un límite claro de extensión pero todos enviamos microrrelatos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Patricias y Arturos hay muchos. Pero Carlos, Herminias y Mauros hay más. Esa es la única, la última esperanza, recuperar por acumulación de indignación parte de nuestros derechos.

    Hay un límite de 250 palabras y pedimos que se encabece el microrrelato indignado con este cartel: http://dl.dropboxusercontent.com/u/26129692/cartel%20pmi2013.JPG (prácticamente esas dos son las únicas condiciones).
    Las bases completas de la convocatoria están aquí: http://lacolinanaranja.blogspot.com.es/2013/02/primavera-de-microrrelatos-indignados.html

    Nos vemos en la alambrada.

    ResponderEliminar
  3. Aggggggggggggg qué asco de gente, qué A-S-C-A-Z-O...

    Besos indignados desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Tantas veces oigo cosas parecidas, tantas.
    Un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
  5. Un acierto Fernando. Centras muy bien las diferencias cada vez más abismales entres las dos clases ssociales. Gloría

    ResponderEliminar
  6. Uyyyy, vaya realidad más bien dibujada esta vez a base de letras bien enlazasdas. Y la ilustración es muy significativa, mucha postura delante de unos micrófonos para no decir nada o para tapar lo que se hace. Creo que has hecho una obra maestra.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Y todo en el mismo instante, y no muy lejos.

    ResponderEliminar
  8. Os había contestado uno a uno... desde el mòvil. Pero parece que no ha trascendido. SORRY!!!
    Gracias a todos por pasar y comentar. Ahora desde el ordenador. Mucho más seguro, donde va a parar.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.