27 dic. 2012

63 | Gourmet


Este micorrelato llegó a las deliberaciones finales en la cetagoría local en el concurso de la microbiblioteca de Noviembre.


A otros les gusta el fútbol, tú estás hecho un sibarita, todo tu mundo gira en torno al paladar. A primera hora desayunas capuchino, pizzeta rellena de chocolate belga y zumo de naranja recién exprimida en Molinillos. A media mañana almuerzas un montadito de ibéricos en Laupi. A medio día pastel de aguacate y salmón de primero, risotto de setas y jamón con virutas de parmesano de segundo, y de postres fresones con miel y chocolate caliente en Zafra. A media tarde ensaimada de crema inglesa e infusión de fresas en Cafetería Clarés. Como cada noche al volver  a casa, te dispones a hacer la cena. El resto de tareas domésticas no, pero la cena es tuya. Disfrutas preparándola. Esperas abrir la nevera y, echando mano del curso de cocina que hiciste el año pasado, cocinar una cena suculenta complementando los alimentos que encuentres, pero está vacía. Es entonces cuando recuerdas que durante la última semana los alimentos del frigorífico han ido menguando hasta llegar a la nada. Es entonces cuando descubres que ella se ha ido.

4 comentarios:

  1. Creo que sólo le importó perderla por tener la nevera vacía... Tendrá que ir a la compra o encontrar otro restaurante que le guste.
    Enhorabuena Fernando!!!
    Besos desde el aire.

    PD. En la primera frase de la entrada dices lelgó, creo que te refieres a llegó.

    ResponderEliminar
  2. Creo que ya te di la enhorabuena local, si no fue así, ahora te la hago nacional: Enhorabuena, Fernando.
    Se nota que la quería mucho y la valoraba el tío. Qué majo, cómo me gustaría de cuñado...

    Abrazos, Fer.

    ResponderEliminar
  3. ¡Enhorabuena, Fernando!

    Me gusta este micro que -en su fondo- nos hace pensar en las pasiones que nos atrapan y nos aíslan de cuanto nos rodea y -en su forma- nos pasea por un día grastronómicamente magnífico.

    Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando!!!

    No solo de comida vive el hombre,no?, tanta pasión por la comida, por cierto todo buenísimo, jaja, que no reparó que su mujer no le aguantaba ni un día más,qué triste...volcarse de esa forma en cosas sin importancia y no darse cuenta que dejó pasar a su verdadera pasión.

    Nos concentramos tanto en lo que no importa, que no vemos lo que sí merece la pena.

    Por cierto...Feliz Año, te deseo lo mejor!!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.