28 oct. 2011

3.- REY DE LAS PIEDRAS


No tengo muy claro si lo que escribiré a continuación es un microrrelato o nada más una divagación "literaria". Y pongo la palabra "literaria" entre comillas porque nunca he pensado que lo que yo escribo sea literatura.


REY DE LAS PIEDRAS
Se quedó sentado, mirando tristemente a su alrededor. Sintiendo envidia de las palomas grises y los pájaros pardos. ¿Dónde estaban los árboles? ¿Dónde el sonido de la espesura? ¿Dónde el olor de las presas huyendo? Solo veía aquellos extraños bípedos acompañados de sus cachorros, observándolo cada día. Ya no buscaba un lugar por donde escapar, porque no había escapatoria posible. Y lo que más le dolía es que empezaba a sentirse bien, a sentirse como en casa… Permitió que el sol del mediodía le arropase y se dejó dormir.

Espero vuestros comentarios.

El dibujo que ilustra la entrada, como novedad, la he realizado especialmente para la ocasión. Sentía necesidad de desconectar y este dibujo me lo ha permitido.

18 comentarios:

  1. Malo cuando uno se rinde, se abandona y ya no busca salida. El sol está bien para dormir, pero esta mejor para ir hacia él.

    El dibujo estupendo, él mismo sirve de título.

    Un saludo, ex-compañero de clase.

    ResponderEliminar
  2. Fernando, si no le hubieras dado esa composición tipo poema y hubieras respetado la puntuación digamos que ortodoxa, creo que estaríamos ante un microrrelato con todas las letras. Algo así, me permito proponerte:

    Se quedó sentado, mirando tristemente a su alrededor. Sintiendo envidia de las palomas grises y los pájaros pardos. ¿Dónde estaban los árboles? ¿Dónde el sonido de la espesura? ¿Dónde el olor de las presas huyendo? Solo veía aquellos extraños bípedos acompañados de sus cachorros, observándolo cada día. Ya no buscaba un lugar por donde escapar, porque no había escapatoria posible. Y lo que más le dolía es que empezaba a sentirse bien, a sentirse como en casa… Permitió que el sol del mediodía le arropase y se dejó dormir.

    Lo dicho, un microrrelato que sí es literatura.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario Miguel Angel. Si, el protagonista asume lo inevitable. Un espíritu algo conformista.

    ResponderEliminar
  4. Amigo autor de Hiperbreves. La verdad es que no sabía que la forma define el género. gracias por el comentario y el consejo.

    Acepto el comentario y cambio el formato del relato.

    ResponderEliminar
  5. Es sugerente y refleja estados de ánimo interesantes... la resignación puede dar otro sentido a la vida. Nada más cálido como el sol directo... aunque sea entre rejas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A mi parecer, no creo que la forma defina al género. Este micro escrito todo en una linea, si fuera posible, estaría escrito en una forma menos convencional, más original y atrevida. Pero no dejariá de ser un microrrelato. O si?
    Un saludo a ambos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el tono melancólico, detenido, y la parquedad del lenguaje. Se ajusta a la idea, la reflexión de la "estatua" justo en el momento, entiendo yo, en que se está petrificando. Creo que es un texto que funciona, sobre todo en combinación con la ilustración (de hecho, costaría entenderlo sin ella), y que lo menos importante es si forma parte de los cánones de un género o no.
    También es interesante escribir a partir de una imagen visual. A mí me parece muy difícil, no soy ilustradora y no registro tanto por la vista. Me ha gustado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Beatriz.
    Gracias por pasar a "criticar".
    A veces la resignación es inevitable, sobre todo cuando controlar lo que sucede a tu alrededor está fuera de tu alcance... sin embargo, ese pensamiento no va con mi forma de pensar, supongo que cuando lo escribí estaba bastante sumergido en mis propias miserias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Miguel Angel. En todo caso, la única forma de saltarse las reglas es conociéndolas. A mi parecer, el texto mejora con el cambio que propone Hiperbreve y por eso lo he hecho.

    "Si te dan un papel pautado, escribe por detrás"
    Juan Ramón Jiménez.

    ResponderEliminar
  10. Susana, has dado en el clavo, Eso es lo que describo, rizando el rizo, lo que quería expresar es que junto a la estatua, lo que se petrifica es el espíritu que llevó al artista a tallar la piedra con esa forma. Una sensación que en mi profesión he sentido muchas veces, pero hay que comer.
    Muchas gracias por el comentario.
    Me alegro de que te haya gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta tu micro. Empezó a sentirse como en casa, frase para reflexionar y mucho
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Fernando.
    ¿Cómo va todo amigo? Me encanta la velocidad de crucero que has cogido, y sigo envidiando esa dualidad: escritor e ilustrador,yo prefiero llamarte dibujante, si me dejas.

    Me ha gustado el micro, y como no puede ser de otra manera me ha generado historias dispares: primero me imaginé un animal en el zoo, viendo la vida desde una jaula, e intentando comprender su nueva realidad. En una segunda lectura, a partir de alguna frase, como la que señala Aniagua, me llevó a la resignación, a la fatalidad, a un alma libre que se va comprimiendo, encerrando, y acaba viviendo en su propia mazmorra pétrea...Eso es lo que hace que un micro sea bueno, la elipsis, el leer mas allá de las palabras.
    El dibujo impresionante, y como dice Susana te lleva a una de las lecturas.
    Yo considero que son muy acertadas las recomendaciones de Hiperbreve.
    Lo importante es disfrutar escribiendo, y disfrutar compartiendo.

    El miércoles Ginés Cutillas hace lectura de micros en un Bar del centro de Barcelona ¿te animas?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Fernando, Xavi, yo no he dicho que lo que te apunta Hiperbreve no sean acertadas. Se leeis mi comentario, lo veréis. Sólo digo, acerca de la respuesta que le hace Fernando, y me reafirmo en ello, en que la forman no define el género, ni al revés. Sino, el libro de micros con formas, que no recuerdo el autor, que trajo Ginés, ¿no se consideran micros, sólo porque no tienen la forma convencional de un micro?. A eso me refiero. Ahora, que tu "Rey de las piedras" ha ganado con la reforma, pues sí, es cierto. Pero eso no se contradice con mi afirmación.

    Un abrazo, companys

    ResponderEliminar
  14. Miguel Ángel, tu comentario también me parece acertado. Y también creo que no hay modelos a seguir. Si se caracteriza por algo el microrrelato es por se innovador, por ser trasgresor, por romper moldes, por dejar volar la imaginación y escribir como nos de la real gana...
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  15. Es evidente que en la libertad reside el progreso. Las normas hay que saberlas, para saber cuando te las saltas.
    Me alegro de que el rey pedregoso haya incitado el debate. Sólo por este motivo ya ha merecido la pena.
    Saludos a todos.
    Por cierto estoy mirando si puedo montármelo para asistir a la lectura de micros de mañana... pero a parte de otras cosas llevo un grupo de atletas y terminamos de entrenar sobre las 9.30... así que todavía no lo se.

    ResponderEliminar
  16. A veces luchar contra orriente nos hace más fuertes, más dignos, otras nos lleva a despeñarnos por el abismo; siempre es mejor que acabar como fósil. Bien llevado, bien acabado. Me gustó. Y la ilustración también.

    Abrazos muy humanos.

    ResponderEliminar
  17. Tengo un librito por casa, un librito de relatos en cadena donde he descubierto que nuestro amigo Miguel Ángel aparece con un relato seleccionado. Por cierto, muy, muy bueno.
    En el mismo librito aparece Lola Sanabria con un buen puñado de cuentos. Casi le seleccionaron un cuento por mes... Lo cual da idea del nivel de sus micros.

    Un placer verte por mi blog, Lola. me alegro de que te haya gustado lo que hago.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.