14 ene. 2013

67 | La acacia (carrera verde)

Y llevó hasta allí a su hijo para que viera lo que era un árbol. 

Esta es la ilustración que ha generado el microrrelato de Paloma Hidalgo, con la que cojo el testigo y lo entrego a Puck. Si queréis leer el micro de Paloma que inspiró la ilustración visitad su blog.

Siento el retraso, pero durante el fin de semana me ha sido imposible hacer nada... Me hubiera gustado dedicarle más tiempo a la ilustración pero no lo tengo. En otra ocasión intentaremos hacerlo mejor. Ánimo Brócolis.

15 comentarios:

  1. De retraso nada de nada, está perfecto.
    En cuando a la ilustración, perdón pero ¿qué quieres arreglar? ¿No está perfecta? Lo parece y, que conste, que en modo alguno, estoy ni exagerando ni haciendo la rosca ni nada.
    Me parece una ilustración tremenda.

    Muchas gracias, por el buen trabajo, por el buen trabajo doble y desinteresado.

    Voy a decírselo al mundo y sobre todo, voy a casa de Puck.

    Besotes, Luisa

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Luisa Fernando y seguro, seguro que a Paloma la ilustración de su micro le encanta como a mi. Tampoco es por hacerte la pelota jejeje.
    Besos de repollo desde el aire

    ResponderEliminar
  3. La acacia luchadora... Esl dibujo es buenisimo Fernando, ¡anda que si llegas a tener tiempo!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa ilustración.
    Sobreviviendo entre la muerte.
    Impactante.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hermosa! ¡Cuánto puede transmitir una ilustración! Impactante el suelo. ¡Felicitaciones, Brócolis!
    Esta Carrera Verde está más que buena!
    Saludos van!

    ResponderEliminar
  6. Jo Fernando ¿qué quieres mejorar? es fantástica. Creo que expresa divinamente el relato de Paloma.

    Un besazo de Brócoli a Brócoli.

    ResponderEliminar
  7. Potente, Don Fernando. Una ilustración que -huyendo de la oscuridad- sí contiene la fuerza que portaba el relato de Paloma.

    ¡Cómo va esa carrera! No paráis.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Francisco Manuel Marcos Roldán15 de enero de 2013, 10:25

    Todo un lujo el poder tenerte como ilustrador en el equipo. Creo y afirmo que transmites el espíritu del relato del cual debías hacer la ilustración. Gracias por regalarnos algo así de tremendo.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Muy expresiva y muy bonita! me encanta

    ResponderEliminar
  10. Me encanta. ¡Cuánta fuerza!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Fernando, no había encontrado el momento para felicitarte por esta ilustración que ha participado con mucho éxito en la I Carrera Verde.

    Impresionante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Intentaremos algo mejor? a mi me parece cojonuda, me gusta el estilo y el poso a cómic que tiene.

    A sus pies!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Fernando, había visto tu ilustración en los jardines de Puck, pero no había podido comentar. Es genial, capta a la perfección el relato de Paloma con las acacias muertas, la muerte a su alrededor, los padres con los niños y la fuerza de la acacia vencedora que cobija la vida de pájaros y mariposas... Estupendo. Besos de chocolate de una Lagartija a la que le gustan los Brócolis.

    ResponderEliminar
  14. Miedo me daría tener que enseñar a un niño y de forma tan explícita... lo que es un árbol, una mariposa o un pajarillo, y que en cambio sepa en demasía lo que es desolación y destrucción.
    Tu ilustración es muy fuerte, me ha impactado.
    Un saludo desde un frondoso pinar y verde kiwi.

    ResponderEliminar
  15. No me preguntes por qué tu cajita de comentarios no se me ha aboerto en las sucesivas veces que he entrado a tu blog. ¡Será cuestión de la muerte que anda al acecho entre tantas calaveras!. ¡Vigílalas y que no se te escurran hacia la cajita de nuevo!.

    Buena ilustración para el micro de Paloma, y buena aportación para la carrera verde. Un beso. Me voy donde Puck.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.